20 de noviembre de 2015

Who are you? 5

Sus huesos hicieron un sonido de crujido cuando se removió en el futón, dormir en el suelo no era lo mas cómodo para él, pero lo prefería a dormir fuera y ser atacado por Yuto, aquí en la habitación de Mei estaba totalmente seguro. Yuto nunca entraría allí, a ese lugar tan cálido y que fue hecho con todo el amor que una madre pudo haber profesado a su hija no nacida. Desde las mantas tejidas que cubrían a Mei, hasta el colgante sobre su cuna, todo tenia la esencia de Chihiro.
Se dijo a sí mismo que era mejor intentar descansar todo lo que pudiera antes de que la bebé despertara, pero su idea se fue a la basura cuando escuchó un pequeño quejido.
"no la levantes, va a volverse a dormir. No la levantes, va a volverse a dormir" repetía su mantra para evitar tomarla en brazos, pero rogaba  internamente que no despertara llorando, no había cosa peor en la tierra que Mei llorando y Yuto gritando que la callara. En los cinco meses de vida de Mei eso solo había ocurrido seis veces, los seis peores momentos de su vida.
Cuando Mei dejó de gimotear suspiró aliviado, quizá podría dormir un poco más antes de que su despertador se activara, pero de nuevo la idea se fue a la basura cuando escuchó los pasos de Yuto acercándose a la recámara, su respiración y pulso se aceleraron en un fallido intento por mantener la calma, sabía que Yuto solo daría tres golpes a la puerta antes de retirarse y lo había aprendido de la peor forma, podría jurar que ciertas partes de su cuerpo aún recordaban el castigo impuesto por su fallo.
Tal como predijo tres fuertes golpes sonaron en su puerta y contuvo la respiración, era uno de esos días, la intensidad de los golpes no hacían mas que advertirle que no sería un buen día, Yuto estaba claramente de mal humor. Sin tomarse tiempo siquiera para ponerse algo más que el pantalón de pijama y la simple camisa sin mangas que usaba pasa dormir, corrió hacia la pequeña cocina donde Nakajima se encontraba sentado silenciosamente, leyendo el periódico.
No fue necesario un saludo de buenos dias, o mirarse o preguntar si necesitaba algo, Ryosuke sabia a la perfección lo que debía preparar para el desayuno. Encendió la cafetera y comenzó a cortar las verduras con desesperación, estaba tan concentrado en su tarea que el sonido del papel periódico siendo descartado y los silenciosos, casi fantasmales, pasos detrás de él le hicieron saltar de miedo cuando al fin pudo identificarlos, aunque un poco tarde, porque antes de que pudiera reaccionar Yuto ya estaba pegado detrás suyo, sus caderas moliendose contra sus glúteos, una mano asegurando la suya que tenía agarrado el cuchillo y la otra paseándose por su pecho.
Las lágrimas no tardaron en producirse, iba a ocurrir de nuevo, iba a ser violado y lastimado como en otras ocasiones, pero aguantó la voz, había aprendido también a llorar en silencio, a no gemir de dolor y que su voz no saliera cuando lo único que quería era gritar.
Yuto apretó el agarre en la mano que sostenía el cuchillo y no tuvo otra opción que soltarlo o su mano sería quebrada, Nakajima era astuto, no le daria ni una sola oportunidad para defenderse.
Su cuerpo se puso rígido cuando la cinturilla de su pantalón de dormir fue siendo bajada, apenas para mostrar la mitad superior de sus glúteos.
Todo era tan raro, un sentimiento de vacío combinado con tristeza y decepción se producía en él cada vez que esto pasaba, su cuerpo se volvía una cáscara hueca que Yuto podía dominar a su gusto.
La sensación de el aliento de Yuto resoplando sobre su oreja, de su miembro deslizándose entre sus glúteos buscando entrar en él y el cosquilleo de su cuero cabelludo al ser halado con fuerza le asqueaban, pero no le parecían extraños
¿Cómo alguien podría acostumbrarse a este tipo de vida?
¿Cuánto tiempo más su voluntad iba a aguantar?
Yuto estaba acabando con su existencia, con sus esperanzas. Pensaba que no había forma de que se acostrumbrara a este trato, pero sabía que así era, ya nada le sorprendería y poco a poco había dejado de luchar contra él, a dejar que le tomara y golpeara cuando quisiera por lo que quisiera, no podían tener pláticas normales sin que Yuto le gritara y aunque era libre de salir con Mei a donde necesitara, sabía que Yuto estaba al tanto de de su ubicación y si no llegaba a dormir entonces su castigo le esperaba al entrar a casa.
Un gemido escapó de su boca cuando Yuto le perforó de golpe, sus brazos fueron sujetados y las embestidas comenzaron de inmediato, Nakajima sabía donde golpear conocía su cuerpo y gozaba de escuchar sus ruidos incontenibles, es lo que le daba placer, saber que tenía el control sobre el, sobre su cuerpo, su mente, todo estaba lleno de Yuto, y aunque era un sentimiento de desprecio era mejor que no sentir nada.
Los gruñidos de Yuto resonaban en su oído, su boca se paseaba por su cuello, era como si quisiera besarlo pero nunca lo hacía, en cambio era mordido y marcado, cualquier cosa que sugiriera que le pertenecía a su cuñado.
Ryosuke soltó un largo quejido e intentó zafarse cuando las embestidas fueron más rápidas e irregulares, pero solo logró ser sujetado con más fuerza, de todas las cosas que Yuto le hacía esta era la peor.
-No - susurró en su llanto al sentir que su interior era llenado cuando Yuto se vino dentro de él.
Su cuerpo fue liberado, pero no tuvo tiempo de sentir compasión por el mismo, sus oídos zumbaban y su vista se puso borrosa antes de caer al suelo, estaba débil, siempre lo estaba desde hace cinco meses, un rastro de saliva se deslizó de su boca combinandose con sus lágrimas. Lentamente se puso de pie apretando los puños mientras su esfínter se contraía en una reacción natural de su cuerpo después del sexo y caminó hacia el baño, Yuto no estaba a la vista, siempre igual, después de lastimarlo se escondía en su habitación. Escuchó a Mei balbucear pero no entró a revisarla, no podia abrazarla así, aunque ella no lo supiera no quería abrazarla después de ser violado o golpeado, además de porque se sentía sucio era porque sabía que un sentimiento malo comenzaría al sistenerla, y Ryosuke quería amarla para siempre.

🌌🌌🌌🌌🌌


Ryosuke revisaba unos libros, los nuevos cursos de maquillaje y cabello que estaba tomando eran agotadores, pero muy necesarios para el salón de belleza, tenian muchos clientes y como co-popietario se preocupaba porque el trabajo siguiera siendo suficiente para todos los empleados. Con su pie movía el columpio de Mei y ella reía divertida al ver a los pequeños muñecos sobre su columpio moverse. Esto era felicidad, su pequeño espacio donde nada importaba, su burbuja era enorme y totalmente resistente, era como si cada vez que Mei reia los pajaros cantaban y su felicidad no tuviera fin.
Ryosuke escuchó el teléfono sonar y se puso de pie par ir a responder pero al llegar a la sala se encontró con Yuto, no le había escuchado entrar y al parecer Nakajima tampoco había notado su presencia porque al colgar y girarse dio un pequeño salto del susto, que rápidamente ocultó con una mirada de desprecio que poco a poco fue debilitando su pequeña burbuja de felicidad.
-Prepara mi maleta, me voy de viaje- Ordenó a Ryosuke.
Quien cabizbajo asintió. Los colores de la vida regresaron a él y la risa de Mei desde la habitación le hicieron sonreír, al fin libres de Yuto.
Era su oportunidad de escapar.


9 comentarios:

  1. Ay pobre Ryosuke u.u ese Yuto :ú tan cruel, que no huyan T.T Le seguirá metiendo terror nooo
    Que bueno que actualizaste esperó con ansias el siguiente :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario 🐭
      Y desgraciadamente sí, Yuto va a seguir siendo malo

      Eliminar
  2. No creo que Yuto sea tan tonto de viajar y dejarlos a ambos solos, siento que algo planea >__< espero conti pronto, pobre Ryo :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es que sea tonto. Son cuestiones de trabajo, pero tienes razón. Yuto es muy perspicaz

      Eliminar
  3. Tu eres la mejor!!! lo he leído todo ente-rito y aun no puedo creer que Yuto sea tan cruel con Ryo... mi hermoso bebé sufre mucho, no es justo, pero eso no quita el echo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Awws Gracias Hito! Tu también eres l mejor ♥

      Eliminar
  4. Habrá continuación , no puedo dejar de sentirme mal por ryo con lo mal que lo pasa.
    Me encanta como escribes.

    ResponderEliminar
  5. Oooye XD no había leído este capítulo, no completo pero sí la primera parte.
    Está tan bueno xD me encanta jajaja a pesar de ser yamajima está muy bueno. Eres genial.

    ResponderEliminar

Por fitas dejame un comentario de amor♥