3 de marzo de 2013

Wanted


Capítulo 2

Daiki miró fascinado a las personas de la pequeña feria, le gustaba este lugar lleno de gente, olores diversos flotando en el aire y todo tan lleno de colores, la música de algunos instrumentos sonaba y se perdía entre las voces de las personas, miro a Keito y a Hikaru, ellos lo habían traído para que los mirara en su tocada, el había estado muy aburrido  solo en casa por lo que los chicos lo sacaron para que se distrajera, le habían dado dinero y estaban pendientes de el, pero no era tan necesario, el estaba muy pendiente de la música y de los chicos, ambos se veían felices tocando la guitarra y el bajo respectivamente, le gustaba la relación de su hermano con Yaotome, además Hikaru era agradable y lo trataba bien, ellos eran mas que solo cuñados, eran amigos casi hermanos, Keito era muy afortunado, había conocido a Hikaru en una cena de negocios que su padre había organizado, ellos se habían embriagado ese noche y a la mañana siguiente Daiki los había encontrado en la cama de Keito, obviamente desnudos, pero las cosas no quedaron en una sola noche, los padres de Yaotome manejaban una cadena de restaurante mientras que el papá de ellos una de hoteles así que la oportunidad de unir a las empresas era milagrosa y conveniente, por lo que el compromiso quedó arreglado tácitamente, no es que los chicos se opusieran, al contrario, básicamente habían estado juntos todos los días desde ese día, solo esperaban que Keito cumpliera los 21 años para que el enlace se llevara a cabo. Los chicos eran muy unidos y Daiki deseó conocer a alguien con quien casarse, alguien a quien su padre aceptara y el quisiera, alguien que no lo tratara como un tonto y lo aceptara tal y como era.
-Ey chico, ¿quiere una pulsera?- un muchacho unos centímetros mas alto que el, de cabello negro, que le caía en cortas ondas hasta los hombros, con un pequeño bigote y barba le habló sacándolo de su ensoñación, miró las pulseras que el chico llevaba en su mano, tratando de observar la forma en que estas estaban tejidas
-son muy bonitas- tomo algunas de las pulseras en sus manos. Una sonrisa iluminó su rostro, mientras examinaba minuciosamente los hilos de colores
-si quieres puedo hacer una con tu nombre ¿Cómo te llamas?-
-Daiki- el chico repitió su nombre mientras le pedía acercarse a una pequeña mesa donde varios chicos estaban reunidos, lo vio tomar algunos hilos y una tira de plástico y lo vio cubrirla con una capa de hilos, después hacer unas cosas raras con los dedos e hilo y tejer Daiki realmente se quedó ahí observando todo, y como su nombre iba apareciendo en el trozo de plástico, letra por letra, no supo cuanto tiempo le llevó pero cuando levantó la vista su hermano y su cuñado estaban parados a su lado
-¡Mira Keito es mi nombre!- el chico trenzó los hilos de los lados entregándole la pulsera
-¿Inoo? ¿Inoo Kei eres tú? – Yaotome se acercó al chico dándole un masculino abrazo y os escuchó hablar, Yaotome preguntándole qué se había hecho y el otro contándole de su vida, después Keito fue presentado, como su orgulloso prometido y al final Daiki conoció al chico que le hizo la pulsera, Inoo Kei, pudo mirarlo más de cerca, sus ojos cafés oscuros, su ropa se veía desgastada y sus pies, Daiki no podía observarlos muy bien por las botas que el chico usaba, su brazo tenia alguno hilos y pulseras y en su cuello colgaba un trozo de cuero trenzado con una semilla de forma rara como colgante. Una sonrisa se cruzó por ambos rostros y la mano de Daiki se encontró con la del chico, que serenamente, se la llevó a la boca, depositándole un beso sobre su mano, el vello de Daiki se erizó y no pudo evitar apartar a mano.
-Keito quiero un helado- Haló a su hermano hasta el toro extremo del lugar, buscando por todos lados un heladero

-No creo que les hagas a todos tus clientes una pulsera con su nombre ¿o si?- La amable mirada de Yaotome había desaparecido – eres mi amigo Kei, pero está prohibido acercarte e intentar jugar con Daiki. El chico sonrió poniendo las manos al frente como en defensa
-Vamos Hikaru, el chico era bonito, pero estoy fuera de los juegos desde hace tiempo- un suspiro se escapó de el, sonando totalmente dramático- Mi mamá aun esta esperando que regrese junto a ella llorando y diciéndole que la vida en la calle es demasiado dura, no puedo jugar ahora, si regreso ella va a casarme con quien sabe quien, definitivamente no quiero eso, pero tampoco quiero quedarme solo y la vida nómada no ayuda con eso-
-solamente has estado algunos meses fuera de casa, no deberías precipitarte, apuesto que aun recibes algo de dinero de ella, o al menos de lo que reuniste trabajando-
-¿tu cuñado es soltero?- era una notoria broma, pero Hikaru se sintió ofendido, maldiciendo y recordándole que el no jugaba y menos cuando se trataba de su familia -Ey ¡Tranquilo!  Solo era curiosidad- el chico de defendió y Yaotome iba a protestar, pero Keito se acercó diciéndole que debían regresar al escenario por lo que la conversación se truncó y de nuevo Daiki se quedó por ahí rondando por los puestos comprando lo que le llamaba la atención, después de todo el no salía todos los días a una feria de artesanías y cosas como esa,  sus pasos le llevaron de nuevo al pequeño puesto donde varios chicos se amontonaban vendiendo accesorios hechos con conchas, hilos, cuentas y semillas, pero donde estaba Inoo Kei.
El momento de tocar otra canción llegó demasiado pronto y los prometidos se retiraron dejando a Daiki de nueva cuenta solo.
-no me gusta-  Keito miró interrogativamente a Yaotome. – Kei, no me agrada que esté cerca de Daiki.
Una pequeña risita se escapó de Keito, haciendo que su novio lo viera mal. – lo siento Hika, pero estás exagerando un poco, Daiki sabe cuidarse- Y agradecían que el chico supiera como, hace unos días Daiki se había escapado, todo por su culpa, ellos habían apagado las alarmas para poder salir, no tenían planeado tardar y después de llamarle a Daiki asegurándose de que aun estuviese en casa habían regresado, encontrándolo algunas calles adelante, caminando tranquilamente “ellos quieren buscarme” fue el argumento del chico y Keito le regaló un celular algunas horas después, no querían que se perdiera de nuevo.
-Aún así no confió en Inoo- fue lo último que dijo antes de subir al escenario y encontrar a Daiki con la mirada, muy cerca de Inoo.


-Como ves no es difícil, ¿Quieres aprender?- Daiki estaba fascinado mirando los dedos del chico moverse ágilmente mientras trenzaba algunas pulseras o uniendo cuentas en los hilos, eran muchos colores muchas pequeñas piezas coloridas. Daiki no respondió, solamente tomó entre manos unas cuentas y un poco de hilo, sentándose junto a chico comenzando a enhilar algunas piedras coloridas, sintiéndose nervioso al darse cuenta de lo cerca que estaban, sus brazos chocaban al moverse y sus manos se tocaron al querer agarrar la misma piedra, los dedos de Inoo sujetaron la mano del chico y Daiki lo miró un tanto temeroso, sentía nervios y como si algo revoloteara dentro de su estómago, su cuerpo estaba erizado, bajó la cabeza sintiendo como el cuerpo del chico se acercaba
-Daiki- murmuró en su oído – eres muy hermoso. La mano de Inoo acarició su muñeca y Daiki sintió de nuevo esa corriente eléctrica viajar por su cuerpo. El chico miró hacia el escenario pero tanto Keito como Hikaru estaban demasiado entretenidos tocando para su público. Sintió una mano deslizarse por su muslo, esto estaba mal, mal
-mal...-susurró – esto está mal. Sus ojos estaban llorosos, y sus manos temblaban -  tu no debes tocarme, solo el puede.
La cara de Inoo mostró sorpresa ante la frase
-solo la persona con la que compartiré mi vida, mi persona especial, Inoo-chan, soy un besador de chicos, se que es raro porque los chicos no deben besar a otros chicos, pero…-
-yo también soy un besador de chicos- la mano de Inoo acarició su mejilla y su pulgar rozó los labios de Daiki – Y soy un chico, como tu – Daiki se hundió en su asiento mientras el chico se aproximaba.
-¡No!- El castaño lo empujó tirándolo de su silla- no…- repitió un poco más bajo mientras daba algunos pasos hacia atrás, Kei miró a su alrededor, algunas personas los veían mientras murmuraban, y agradeció que Hikaru estuviese entretenido, tomó al chico de la muñeca llevándolo detrás de unos árboles.
-no llores por favor, juro que no iba a hacerte nada malo, ¿Me crees?, solo estaba jugando – limpió las lágrimas del pequeño apoyándolo contra un tronco, Daiki también se limpió sus lágrimas
-Se que es exagerado pero…mi primer beso…no quiero que sea así, es algo especial ¿entiendes?, yo quiero que sea…-sus manos apretaban la ropa del chico. Todo en Daiki llamaba a besarlo, su comportamiento, sus lágrimas, sus argumentos sobre su primer beso; la apartó el flequillo besándole la frente y después la nariz y sintió las manos del chico apretando mas fuerte sobre su ropa, su mano pasó por detrás del cuello de Daiki acercando su rostro, los ojos del chico se cerraron  e Inoo sonrió por lo tierno que se veía, sus labios chocaron muy despacio, apenas unos segundos, se separaron y los ojos de Daiki aun estaban cerrados, de nueva cuenta sus rostros se aproximaron y Kei sobó sus labios con los de Daiki y la mano del chico se enredó sobre su delgada cintura. Era tan excitante tener el primer beso del pequeño, era tan torpe, se separaron y los ojos de Daiki se abrieron de sorpresa mientras Inoo sentía que era jalado de la camisa, el rostro de Hikaru estaba rojo de furia mientras su puño se estrellaba contra el rostro de Kei
-¡Te dije que no te le acercaras!- otro golpe fue lanzado y aterrizó sobre el estómago de Inoo. Daiki estaba ahí parado, no sabiendo que hacer, desesperado por la pelea- No te quiero volver a ver cerca de el de nuevo, me entendiste? – El chico no respondió, solo se quedó tirado en el suelo, mirando como Daiki era llevado por su hermano y cuñado, mirando sus lágrimas que caían por sus mejillas mientras le decía adiós



-Daiki, hijo, ¿podemos hablar?- el papá de Daiki estaba realmente preocupado, nunca había visto a Daiki tan… raro. Quizá Daiki era despistado y todo eso, pero nunca había estado tan distraído y apagado, sus empleados y también Keito le habían dicho que Daiki casi no comía y no hablaba con nadie, quería encontrar a ese maldito chico y encerrarlo para siempre ¿Cómo se atrevió a robarle su preciado primer beso a Daiki?  Su hijo había desarrollado pensamientos un poco abstractos al no convivir con nadie y vivir de sus novelas románticas… un beso, su maldito primer beso, el beso que Daiki quería dar hasta el día de su boda. Llegó junto a el, sentado frente a la ventada con su violín entre sus brazos.
-Daiki, te tengo una buena noticia-le apartó el cabello de su frente y Daiki lo miró, con sus ojitos cafés opacos y llenos de preocupación – vas a casarte- Daiki abrió los ojos sorprendido, abriendo y cerrando la boca, buscando las palabras para expresar algo
-Pero... ¿el va a quererme? Papá…- su rostro estaba tan afligido, abrazó su violín con más fuerza y se apoyó en su padre
-no le diremos lo del beso, dejaremos que el crea que nunca has besado a nadie- atrajo su atención – el será bueno, ya veras que no le va a importar que hayas besado a otra persona, quizá el también haya besado a otro ¿quieres saber mas de el?- el interés se notaba escaso en el chico, Daiki en ocasiones actuaba de manera demasiado femenina, su pensamiento era como el de una doncella, incluso tenia las cualidades de una, sumado al pequeño retraso que presentaba, todo esto lo hacia una persona sumamente bella, adicionando que el ya era bonito.
-¿Cómo se llama?-
-No te lo diré, tu seguro le contarás a Keito y se pondrán a buscar al chico- Daiki sonrió y el corazón de su padre se hizo pequeño, el no quería casar a Daiki con alguien  que jamás había visto, solo había averiguado el nombre del chico y la empresa a la que pertenecía, sonaba cruel, pero el debía encontrar alguna forma de formar lazos o por lo menos obtener un convenio con otra cadena de empresas.
-papá, ¿Cuándo y donde voy a casarme?- la idea del matrimonio para Daiki era genial, aun si no conocía al chico por lo menos sabia que iba a disfrutar su boda.
-obviamente aquí no será, tendrá que ser en el extranjero, quizá Bélgica, California, México, España, Argentina.-
-¡Argentina!- la emoción llegó al chico al pronunciar el nombre del país- porque comienza con A de amor- su padre le acaricio la nuca dándole un abrazo, por lo menos Daiki estaba feliz.





El nuevo regalo de Daiki era raro, aunque el color le gustaba, era blanco, pero él no sabia como utilizar un teléfono celular, ¿Qué pensaba Keito al dárselo?
-para que pueda localizarte en cualquier lado y ya no te pierdas- le había dicho y después había colgado una correa con el pequeño celular en ella, era pequeño, con pocas teclas y sonaba gracioso, el sabia como contestar un teléfono aunque claro no sabia colgar ni mucho menos marcar algún numero
Keito le había enseñado que para responder solo debía abrir el teléfono, una música de flauta sonó desde el aparato y Daiki lo abrió pegándolo a su ahora sana oreja derecha
-amm… hola…. Daiki?- la voz no era reconocible para el, así que se quedó un momento en silencio esperando algo mas- Daiki, podrías abrir la ventana de tu habitación?- confiado Daiki corrió de la habitación de Keito a la suya, hacia días que no iba a su habitación, su blanca habitación, desde las paredes hasta la alfombra, a excepción de las cortinas que ahora eran de un color obscuro, se quitó los zapatos y suspiró al sentir la suave alfombra, ahora con las cortinas gruesas le gustaba su habitación. Recordó el aparato blanco en sus manos pegándolo de nueva su oreja
-¿Quién eres?- se le había olvidado preguntar el nombre de la persona y lo olvidó de nuevo cuando su ventana sonó y el no muy astutamente corrió la cortina para encontrar al chico-roba-besos detrás de ella, con un celular en la mano, abrió la ventana y el chico entro a su habitación, Daiki miró hacia el balcón por el cual el chico había entrado, tuvo que haber escaldo para llegar hasta ahí ¿no? Cuando entró de nuevo el chico estaba sentado sobre su cama, viéndose tan fuera de lugar, usaba el mismo pantalón corto que el día anterior, unas botas que se veían sucias y desgastadas, con una camisa azul rey, por lo menos no era la misma del día anterior, pero su corto cabello estaba en una pequeña  cola alta – aunque parecía de esas bolitas que los zumos hacían con su cabello, una sombra en su rostro hacia notar el crecimiento de la barba y bigote, Daiki pudo ver que el chico tenía un piercing en la oreja, como el! Y un moretón adornaba su mejilla, por el golpe de Hikaru 
-Tomé tu numero del teléfono de Hikaru, no sabia como encontrarte, ayer… lo siento por lo del beso, yo no sabía que tu nunca habías besado a alguien- Daiki se sentó junto a el escuchando, preguntándose el por qué este chico lo buscaba - no quería ser grosero, en serio discúlpame, es más para que me perdones te he traído un regalo – del bolsillo de su pantalón el chico sacó una pulsera de colores, era una pulsera de hilos tejidos, a Daiki le gustaba porque era colorida; estiró la mano y el chico la colocó en su muñeca, cuando la mano del chico rozó su piel Daiki sintió cosquillas por todo el cuerpo, los vellos de su piel se erizaron y supo que por primera vez se había enamorado, y no de cualquier chico si no del chico que le robó su primer beso. Daiki asustado alejó la mano moviendo la cabeza hacia un lado, su corazón comenzó a palpitar un poco más rápido.
-Inoo, voy a casarme- no sabia el porque le dijo al chico, después de todo no era como si le interesara, total ellos acababan de conocerse; pero el chico lo miró confundido y su mirada gritaba “sorpresa”
-¿con quien, cuando y donde?-  el chico se levantó del colchón acercándose peligrosamente a Daiki, el cual solo se movió hasta chocar con la pared- me haces preocuparme por haberte robado tu maldito primer beso y luego me sales con que vas a casarte con alguien mas ¿estas jugando o algo así?- Daiki estaba asustado
-Yo…aun no sé…mi papá, yo….- su respiración se hizo mas rápida, incluso estaba híper ventilando-
-Daiki, lo siento- el chico estaba demasiado cerca, Daiki podía mirar mas detalladamente sus gruesos labios, el quería besarlo de nuevo, pero el chico se alejó sentándose de nuevo sobre la cama poniendo las manos entre las piernas y después golpeando el colchón junto a el indicándole a Daiki que se sentara junto a el, sin dudarlo lo hizo poniendo las manos en su regazo y aun con la cabeza abajo, por algunos segundos el silencio reinó en la blanca habitación
-yo también voy a casarme, pero no se cuando, donde ni con quien- Daiki miro al chico con interés y después bajo la cabeza de nuevo- ¿quieres que me case?- la pregunta lo confundió – cuando me case, te voy a invitar a la boda, ¿iras verdad?- Daiki no sabia que responder, de pronto se imaginó a Inoo frente al juez con otro chico que no era el, dándole un beso, Daiki no quería eso, el quería casarse con el chico que l dio su primer beso, solo negó con la cabeza para que su rostro fuera girado en dirección a su acompañante
-no quiero que te cases- no sabia porque lo había dicho- tu me diste mi primer beso, mi sueño era casarme con la persona que me besara, aunque me hayas me robado el beso eso no quita que eres el primero que me ha besado en toda mi vida. ¡No iré a tu boda a mirar como lo que me debería pertenecer se casa con alguien mas,  tu deberías estar conmigo!- Daiki estaba a punto de las lágrimas, la noticia no lo había hecho feliz
-y tampoco quiero que te cases con nadie mas, no quiero que alguien tan…puro como tu este con alguien que no lo merece, Daiki tu eres muy virtuoso, ¿quieres casarte con alguien de quien ni siquiera sabes su nombre?, una persona que seguramente querrá tener sexo contigo en su primera noche juntos, y esposo o no quizá sea un viejo pervertido y dime Daiki ¿Dónde queda tu sueño?- Daiki alargó la mano, acariciando la mejilla y barbilla del chico, sintiendo los vellos que raspaban su tersa piel, unió su frente con la de el y su castaño cabello se fundió en el apretado cabello azabache, rozó su nariz con la otra. El iba a casarse e Inoo también, ellos no podían hacer nada, pero Daiki moría por darle un beso.

7 comentarios:

  1. Yah... Yah lo asimilé. Me diras si al final ellos son los que van a casarse? X'D dme dime dime~~ Aunque Hikaru no creo que se las ponga facil, no, él más parece padre y madre que otra cosa X'DDDD

    Aunque...a sdhasdaskdjalksdjakldjalksdjas Dios, Inoo tan posesivo X'D y Daiki tan tierno >_<

    ResponderEliminar
  2. Pao asdsd al inicio como que me confundí un poco pero ya lo releí y...
    Oh dios ;_; me encanta el trama, tu redacción, la forma de ser de Daiki,
    la casualidad que pasó con Inoo y los celos de Hikaru!
    Su inocencia lo hace tan adasdasdasd mierda :'D
    Me ha encantado♥ está hermoso♥ síguelo pronto ;w;!

    ResponderEliminar
  3. muy bueno!! me encanta , esta muy interesante quiero la continuacion, extrañaba mucho tus fics me encantan! ¡esta genial! con mama to papa aishiteru me dejaste con un infarto de la emoción *O* y con este creo que ya morí. siguiente siguiente por favor *^*

    ResponderEliminar
  4. Juro que cuando leí Argentina chillé, aunque ya lo sabía JAJAJA *3*
    El beso... fue lindo *-* Juro que suspiré, lástima que Hikaru haya hecho eso y se cortara la emoción ;3;
    Una pena la verdad .-.
    Igual me gustó que Daiki en el final fuese el que quisiera besarlo :3
    Tan lindos <3

    ResponderEliminar
  5. ¡Que cosa más hermosa te está quedando! Me encanta, todo me encanta, la personalidad tan adorable de Daiki, su comportamiento, el de Inoo, la trama, que la otra pareja sea Hikato xD♥ Todo te está quedando precioso, y ya muero por saber si Inoo y Daiki van a terminar emparejados para casarse o no ;w;
    Hermoso ♥

    "-¡Argentina!- la emoción llegó al chico al pronunciar el nombre del país- porque comienza con A de amor"
    Me como a Daiki♥ D':

    ResponderEliminar
  6. blivbaliubalbuigleurfg waa estoy toda roja! XD ME ENCANTA! creo q nunca en mi vida me imaginé un Dai-chan tannn inocente! siempre me lo pintaba todo salvaje y desenfrena, hasta travieso pero nuncatan inocente y creo que..me gusta (?) xD jajajaja si me gusta! creo que la parte que más me gustó fue esta : "sumando el pequeño RETRASO que presentaba" LO AMÉ! me hice bolita y reí escandalosamente :3 casi puedo asegurar que este ID va a terminar casado *-* esq.. son la mejor pareja! me encanta el Hikato son unos padres! jajajajaajaja en resumen: quiero conti!!!! -saca su cartel de huelga- onegai -pone cara de perrito- *-* gracias por el gran trabajo :D -se sienta a esperar el próximo cap-

    ResponderEliminar
  7. Jamás nunca lo actualizaron -.- sigo esperando la actualización

    ResponderEliminar

Por fitas dejame un comentario de amor♥